ARTESANAS DE LA ARAUCANÍA IMPULSAN PLAN PARA COMERCIALIZAR SUS PRODUCTOS.

  • La iniciativa busca apoyar el trabajo de mujeres mapuche de la IX Región, que se han visto afectadas por la pandemia y la crisis económica del país.

  • Su misión es inspirar la vinculación entre personas, reconocer la riqueza cultural de los pueblos originarios y promover la comercialización de la textilería y otras diversas creaciones propias de su tradición e identidad.



Con la finalidad de fomentar el trabajo colaborativo de mujeres artesanas de La Araucanía, la causa “Tejido de Fraternidad” implementó un innovador plan integral para potenciar el desarrollo social, visibilizar el valor cultural y canalizar la actividad económica de siete asociaciones de tejedoras mapuche.


Actualmente, estas artesanas ubicadas en diversas comunas de la IX Región y

la localidad de Tirúa en el Biobío, han conformado la Asociación “Newen Ngürekafe” (fuerza de tejedora), con el objetivo de representar los intereses de todas sus integrantes, establecer democráticamente su directiva, sus reglamentos internos y los costos de comercialización.


El propósito de la iniciativa, es activar un modelo de desarrollo solidario y sustentable, que apoya el trabajo de artesanos y pequeños emprendedores, colaborando con las mujeres tejedoras y ofreciendo herramientas que les ayuden a articular, crear y comercializar sus productos a través de las diferentes plataformas de venta.


“Cada uno de nosotros se puede convertir en una hebra y entre todos podemos tejer una nueva realidad. Un renovado tejido social, donde podamos volver a mirarnos y entrelazar nuestras vidas, reconociendo que, si una hebra se corta, todo el tejido es afectado”, relata Pedro Arellano, fundador y director de Tejido de Fraternidad, quien ha liderado el trabajo de las artesanas y ha sido el motor para inspirar a que personas, familias u organizaciones se entrelacen con esta causa

social.



“El modelo que hemos diseñado, requiere de un capital social que les asegure a las tejedoras, artesanos y pequeños emprendedores la continuidad de su trabajo en los primeros meses de producción, mientras nosotros vamos desarrollando los diversos canales de comercialización, tanto a nivel nacional como internacional y, a su vez, vamos sensibilizando al comprador local frente a la riqueza cultural de cada una de estas creaciones”, explica.


Además de generar una estrategia conjunta con las asociaciones de mujeres mapuche, la iniciativa ha logrado importantes alianzas con organizaciones público-privadas para acompañar a las tejedoras, artesanos y pymes de la zona, con la comercialización de productos como ponchos, pieceras, caminos de mesa y cojines, cuyo valor está en su diseño único y en el uso de técnicas

ancestrales. Estos ya se encuentran disponibles en el sitio web www.tejidodefraternidad.com, en grandes tiendas, diversos Marketplace del país y muy pronto en el extranjero. “Lo valioso de este modelo, es que para comercializar los productos hemos constituido una empresa social llamada

100%S (solidaria-sustentable-saludable), la cual considera que toda la rentabilidad lograda con las ventas, se reinvierta en la Región y retroalimente la cadena creativa y formativa de estas asociaciones”, agrega Arellano.



Para lograr la sustentabilidad en el largo plazo, Tejido de Fraternidad se ha posicionado con la convicción de entrelazar a diversas instituciones y empresas, tanto en la Araucanía como en Santiago. La adhesión a esta causa ha sido exitosa, lográndose a la fecha, el compromiso y trabajo colaborativo de seis universidades de La Araucanía: U. Católica de Temuco, U. de la Frontera, U.

Mayor y U. Autónoma, U. Arturo Prat y U. Santo Tomás; todas aportando sus competencias para esta causa común.


Mares Sandor, decana de la Facultad de Arquitectura, Artes y Diseño de la U. Católica de Temuco y una de las fundadoras de esta iniciativa, cuenta que, en el caso de su institución, han planificado en conjunto con las mujeres tejedoras, dos talleres enfocados en el diseño y prototipado de nuevos productos textiles. “También, hemos implementado otros seis talleres destinados al montaje, instalación y documentación de una obra artística que representará el

espíritu de la causa Tejido de Fraternidad”.


La obra mencionada, se trata de un trabajo paralelo que se comenzó a desarrollar durante el primer semestre de este año. Entre mayo y julio, a través de la iniciativa “Familias Entrelazadas” y, apoyadas por un grupo de empresarios, 220 artesanas tejedoras de diferentes localidades y comunidades indígenas de la Araucanía y Tirúa (Biobío), realizaron cerca de 900 tejidos, todos con una historia y un relato que han sido documentados cuidadosamente. “A partir de octubre, alumnos y docentes tendrán la misión de integrar estos diversos telares en una sola obra, que será levantada en señal de anhelo por una sociedad más fraterna, solidaria y unificada”, añade la decana.



Esta gran creación colaborativa, será expuesta en el Pabellón de La Araucanía los días 11, 12 y 13 de diciembre. Luego, durante el 2021, continuará su recorrido hacia el Centro Cultural de la Moneda y otros lugares significativos de Chile y el exterior. Respecto a la organización de las artesanas, se ha desarrollado un eficiente fomento al trabajo colaborativo entre las siete asociaciones de tejedoras que son parte del proyecto. Ana Paillamil Antiqueo, presidenta de la Asociación Indígena Wallontu Witral y presidenta de la recientemente fundada organización Newen Ngürekafe, dice que ha sido una bella y profunda experiencia la que se ha vivido en Tejido de Fraternidad. “Ya nos conformamos como una asociación mayor con la misión de representar a cada una de las artesanas que participan en este proyecto. Elegimos el nombre Newen Ngürekafe, que significa Fuerza de Tejedora, porque eso es lo que siempre nos ha impulsado a sostener esta tradición”. En la actualidad, las asociaciones que forman parte son: Witraltu Mapu (Padre las Casas), Wallontu Witral (Nueva Imperial), Peumayén (Freire), Mesa de la Mujer Rural (Cunco), Taller Millaray (Cunco), Agrupación Piwke Domo (Curacautín) y Relmu Witral (Tirúa).


Además, estas mujeres han establecido democráticamente su directiva, sus reglamentos internos, sus precios de comercialización y sus estándares de calidad. “Imagínense que antes nosotras competíamos en las ferias donde vendíamos los productos. Hoy, estamos tejiendo esta nueva realidad donde podemos potenciarnos unas a otras y transmitirnos las técnicas textiles de nuestros ancestros”, destaca Ana Paillamil.


Toda la información sobre cómo entrelazarte y colaborar con esta causa, la puedes encontrar en el sitio web: www.tejidodefraternidad.com


También puedes seguir todas las historias, relatos y revisar las creaciones de las artesanas tejedoras en el Instagram oficial de la causa: @tejidodefraternidad

5 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo