CRISIS CLIMÁTICA Y EL OCEANO AUSTRAL



La crisis climática provocada por el hombre está llevando a la Antártida hacia varios momentos críticos que afectarán a sistemas terrestres más amplios, con profundas implicancias para la humanidad y la biodiversidad. Esta es la conclusión de un Grupo de Trabajo de Expertos de científicos antárticos líderes de distintas disciplinas 1 , convocado en conjunto por el Instituto Polar del Wilson Center y The Pew Charitable Trusts, el 30 de marzo de 2021. El grupo publicó esta conclusión en un nuevo informe, Crisis Climática y Resiliencia del Océano Austral, parte de Las Perspectivas Polares.


El informe, publicado antes de la reunión anual de las Partes Consultivas al Tratado Antártico que se realizará en Francia entre el 14 y el 24 de junio de 2021, revisa cómo la crisis climática está presionando rápidamente cinco procesos críticos interconectados en el Océano Austral antártico hacia cambios sustanciales. Advierte que la interrupción de estos procesos podría exacerbar desproporcionadamente la crisis climática global y tener efectos generalizados en la vida marina y humana alrededor el mundo, debido al papel central de la región en la regulación de nuestros sistemas terrestres. El Grupo de Trabajo de Expertos menciona que podemos desarrollar la resiliencia en la Antártida a través de un grupo de acciones enfocadas en el clima, incluyendo el establecimiento de áreas marinas protegidas (AMPs) alrededor de la Antártida e incorporando los asuntos de crisis climática a la gestión y toma de decisiones, en conjunto con más reducciones en las emisiones de gas invernadero para ayudar a proteger las sociedades y economías alrededor del mundo.


Momentos críticos en la Antártida


El Océano Austral – donde convergen todas las cuencas oceánicas mundiales – redistribuye el calor, la sal, el agua dulce y los nutrientes alrededor del planeta. En los últimos años se ha estado calentando, tanto superficialmente como a una mayor profundidad que el promedio mundial, y ha acaparado una cantidad desproporcionada del dióxido de carbono antropogénico total absorbido por el océano, alrededor de un 40%. Estos cambios están provocando alteraciones esenciales en sus procesos y hábitats, algunos de los cuales están alcanzando umbrales críticos que, cuando se sobrepasen, tendrán efectos cascada a escala global, con consecuencias físicas, biológicas y socioeconómicas generalizadas.


Los cinco procesos claves del Océano Austral que se están acercando a los momentos climáticos críticos con repercusiones globales son:


1. Aumentos en las temperaturas del océano. Las aguas cálidas alrededor de la Antártida llevan a un aumento en el retroceso de los glaciares y el derretimiento de los casquetes de hielo. Estos cambios podrían provocar la inestabilidad de la capa de hielo y su potencial colapso, teniendo como resultado un aumento global irreversible del nivel del mar en varios metros, con consecuencias devastadoras para las regiones costeras alrededor del mundo. Estimaciones recientes revelan que el aumento del nivel del mar y la inundación costera este siglo podría ser

hasta tres veces mayor que lo anticipado anteriormente, amenazando a mil millones de personas (Kulp y Strauss, 2019).


2. Cambios al hielo marino. Los cambios a la extensión, estacionalidad y grosor del hielo marino provocan una pérdida de hábitats vitales, como también de biodiversidad. Estos cambios tienen implicancias para la productividad y acceso de naves pesqueras en un ecosistema cambiante.


3. Cambios a la química del océano. Cuando el océano absorbe más dióxido de carbono desde la atmósfera, se hace cada vez más ácido. Esto puede tener consecuencias importantes para el ecosistema completo, alterar las redes tróficas y, potencialmente, afectar a las especies establecidas como objetivo comercial.


4. Cambios al secuestro regional de carbono. El calentamiento está disminuyendo la eficiencia de la bomba biológica de carbono en el Océano Austral; el intercambio de carbono entre la atmósfera, las poblaciones de plantas y animales, y la superficie y capas profundas del océano. Los cambios en este proceso, uno de los servicios del ecosistema más valiosos de la Tierra, tienen consecuencias para el secuestro regional de carbono y la salud global del océano.


5. Cambios en la dinámica de los ecosistemas y especies. La crisis climática está llevando a la pérdida de la biodiversidad, alteración de los procesos biológicos, cambios en las distribuciones geográficas de las especies y cambios en la dinámica de la red trófica, a nivel regional y, potencialmente, a nivel global. Por ejemplo, ya podría haber provocado que el krill, que juega un papel clave en las redes tróficas antárticas, migrara hacia el sur. Los cambios en las poblaciones de peces y krill afectan a otras especies, como los pingüinos, aves marinas, focas y ballenas, quienes tienen un papel importante en la conexión de redes tróficas marinas en el Océano Austral. Las consecuencias acumulativas de todos esos efectos son desconocidas en gran parte.


Para evitar los peores escenarios de impacto climático en la Antártida, se necesita una reducción inmediata y significativa de las emisiones de gas invernadero en los distintos sectores y naciones. Sin embargo, también se requiere que las organizaciones responsables de gestionar y conservar la vida marina de la región, como la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCAMLR, por sus siglas en inglés) realicen una acción más enfocada en el clima. A pesar de que la CCAMLR ha reconocido a la crisis climática como uno de los desafíos más grandes que enfrenta el Océano Austral desde el año 2009 (Resolución 30/XXVIII), su incorporación efectiva a las decisiones coercitivas de gestión sigue siendo limitada. El informe indica que el Programa de Trabajo de Respuesta a la Crisis Climática propuesto podría abordar muchos de estos cambios. Además, el Grupo de Trabajo de Expertos analizó un conjunto de acciones que podrían estimular la resiliencia en el Océano Austral.


Expansión de la protección del hábitat. En 2010, la CCAMLR se comprometió a establecer una red circumpolar de AMPs alrededor de la Antártida. A pesar de que ha creado la región mundial más grande de AMP en alta mar en la zona del Mar de Ross, como también el AMP del Casquete Sur de las Islas Orcadas del Sur, estas áreas por sí solas no son suficientes para construir una resiliencia climática pan- antártica en el Océano Austral. Las tres AMPs adicionales que se están proponiendo a la Comisión – ubicadas en la Antártida Oriental, el Mar de Weddel y la Península Antártica – reducirían los estresores no climáticos adicionales, como la pesca. Ellas ayudarían a restaurar la biodiversidad y a desarrollar la resiliencia climática al aumentar la capacidad de los ecosistemas para hacer frente a los efectos de la

crisis climática.


Incorporación del clima a la gestión de pesca. Actualmente, la pesca antártica opera según las reglas basadas en las evaluaciones de la población de peces, que no consideran explícitamente la crisis climática. Además, las reglas para la pesca del krill, por ejemplo, se aplican a áreas mucho más grandes que el área donde opera la pesca, lo que significa que se pueden omitir presiones pesqueras localizadas potencialmente importantes.


Influencia de la estrategia preventiva y basada en el ecosistema a la gestión de pesca. Actualmente, un nivel de captura considerado preventivo para el krill, por ejemplo, podría no ser preventivo para sus depredadores, como pingüinos, ballenas y focas, dada la concentración de la pesca. Es probable que estos riesgos se exacerben en condiciones climáticas adversas y presenten un desafío para la estrategia preventiva tal como está.


Desarrollo de las investigaciones. Está claro que la crisis climática está alterando esencialmente al Océano Austral, sin embargo, sigue habiendo incertidumbre en cuanto a cómo afecta a la mayoría de los procesos. Esto apunta a la necesidad de contar con un financiamiento sostenido y una investigación colaborativa.


La 43 a Reunión Consultiva del Tratado Antártico (RCTA) se está realizando entre el 14 y el 24 de junio de 2021.

6 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo