FIESTAS + ESTRÉS: EFECTOS EN NUESTRO ESTÓMAGO


El gastroenterólogo de Nueva Clínica Cordillera, Dr. Mauricio González, entregó recomendaciones para el cuidado de la salud gastrointestinal durante las celebraciones de fin año y se refirió a cómo ésta se ha visto afectada producto de la pandemia.



Se acercan las fiestas de fin de año, y por primera vez las viviremos en un contexto de pandemia global. El aumento del sedentarismo, los trastornos en salud mental y los cambios en la alimentación podrían, derivar en esta etapa del año, en serios problemas para la salud gastrointestinal, debido a la conocida interacción entre el sistema nervioso central y enteral, sumado a la carga alimenticia que significan estas celebraciones.

Ante esto, el gastroenterólogo de Nueva Clínica Cordillera, Dr. Mauricio González, sostuvo que Chile, desde hace años, presenta una alta prevalencia en trastornos mentales, a lo que sumado a efectos estresores, tales como el estallido social y la pandemia, han producido un aumento en la incidencia de estados depresivos y ansiedad.

“El confinamiento obligatorio, sumado al temor a enfermar y el sufrimiento de pérdida de seres queridos han generado un nuevo escenario emocional para los chilenos”. Si a esto, le sumamos los cambios de hábitos alimenticios, tales como el aumento del consumo de alimentos con alto contenido de carbohidratos, grasas y azúcares han afectado de forma muy significativa a la población en general, tanto en las esferas de la salud mental como para la gastrointestinal”, enfatizó el Dr. González.

Por otra parte, el profesional indicó que los problemas generados por el Covid- 19, en materia gastrointestinal, son por los efectos directos del virus, tales como diarrea, náuseas, vómitos y dolor abdominal, así como también los relacionados con problemas de depresión y ansiedad, que “condicionan la aparición de cambios en el patrón evacuatorio, ya sea diarrea o constipación, además de que se presenten o aumenten episodios de dolor abdominal, tanto en frecuencia como en intensidad, situaciones que han generado mayores consultas por colon irritable y dispepsia”, agregó.

Respecto a las precauciones o cuidados con los que se podrían contrarrestar estos efectos, el especialista de Nueva Clínica Cordillera pone énfasis en “la alimentación saludable, la ingesta adecuada de agua y la realización de actividad física, y en el caso que estas medidas generales no logren controlar el cuadro clínico, se sugiere consultar a profesionales de la salud.

FIESTAS DE FIN DE AÑO

En cuanto a los principales problemas generados por la alimentación durante las celebraciones de Año Nuevo y Navidad, el Dr. González mencionó que una incorrecta ingesta de alimentos durante las fiestas, sumado a una ingesta excesiva de alcohol pueden ocasionar “problemas de dolor abdominal, vómitos y diarreas”. Por esto, comer saludablemente con alimentación liviana, incorporando variedad en frutas y verduras, además de contar con porciones más reducidas, será fundamental para evitar sintomatologías de gastritis u otras enfermedades.

En tanto, el profesional de Nueva Clínica Cordillera hace un llamado a mantener las medidas de protección sanitarias durante estas celebraciones, tales como el uso de mascarillas, lavado frecuente de manos, uso de gel antibacterial y el respeto por los aforos máximos establecidos para estas fiestas, de 15 personas en transición, 20 en preparación y 30 en apertura inicial. Y mucho mejor si se decide ser más restrictivo y juntarse con el núcleo familiar con el cual se habita.

Además, el gastroenterólogo de Nueva Clínica Cordillera entregó las siguientes recomendaciones para el cuidado gastrointestinal en las fiestas de cierre de año:

● Evitar el consumo excesivo de alcohol y bebidas gaseosas o carbonatadas que neutralizan la secreción y dañan directamente la mucosa gástrica, lo que posteriormente se traduce en la sensación de mayor acidez.

● Evitar alimentos con alto contenido de grasas, tales como mantequilla, margarina, tocino, carnes grasas, embutidos, vísceras y quesos.

● Ingerir alimentos altos en fibra como la lechuga, acelga, zanahorias crudas y espinacas, puesto que favorece la digestión e incluso, a largo plazo, los ácidos grasos producidos por la fermentación de la fibra podrían proteger contra el cáncer de colon.


● Distribuir el consumo de alimentos durante el día para evitar la sobrecarga del sistema digestivo.

● Aumentar el consumo de agua, idealmente entre un litro y medio al día, en especial, por el inicio de la época de verano.

● Evitar sedentarismo e incorporar pequeños ejercicios diarios de 10 a 20 minutos.

● Aumentar el consumo de frutas y verduras en nuestra dieta.

● Moderar el consumo de azúcares refinados.

Entradas Recientes

Ver todo