VASECTOMÍA, EL PRESERVATIVO MASCULINO TOP

Este método tiene un 99% de efectividad y antes de los 10 años de realizado se

puede revertir mediante otra intervención quirúrgica.




La manera en que los hombres viven su sexualidad ha cambiado y cada día es más común hablar de una vida sexual responsable, donde ellos también tienen la posibilidad de optar por un método anticonceptivo y/o de planificación familiar definitivo y seguro. Es aquí cuando una de las posibilidades a considerar es la vasectomía.


Pero, ¿qué es la vasectomía?

La vasectomía es una intervención quirúrgica de baja complejidad, de carácter

ambulatorio y que se puede realizar, en algunos casos, solo con anestesia local. En

general, toma en promedio 30 minutos y el paciente no necesita hospitalización.

“En nuestra Unidad de Urología realizamos una técnica sin bisturí, mediante una

punción en la piel del escroto que nos permite acceder a los conductos deferentes, los cuales llevan los espermatozoides desde los testículos hasta la próstata, y luego al exterior en la eyaculación. Una vez aislados los conductos deferentes, procedemos a cortar el paso de espermatozoides hacia la próstata a través del uso de clips metálicos, o resección de un segmento del conducto y/o cauterización de los mismos”, detalla el urólogo -andrólogo de Clínica INDISA, Dr. José Alberto Pabón.


¿Qué tan efectiva es la vasectomía?

Para muchos hombres, el tomar la decisión de hacerse este procedimiento se debe a la búsqueda de un método anticonceptivo seguro y definitivo, ya que la vasectomía tiene una de las más altas tasas de éxito. Según el jefe de la Unidad de Urología de Clínica INDISA, Dr. Octavio Castillo, “este procedimiento tiene una efectividad de 99%”.


No obstante, el especialista aconseja que el paciente siga con métodos

anticonceptivos durante 3 meses posterior a la cirugía, teniendo una vida sexual activa y luego, hacer un espermiograma de control para verificar la ausencia de espermatozoides, que quedan en los conductos y vesículas seminales inmediatamente después de la cirugía.


¿Es la vasectomía reversible?

Se debe recordar que la vasectomía es un método anticonceptivo, por lo que es un procedimiento que se puede revertir antes de los 10 años de realizado, mediante otra intervención quirúrgica. “La tasa de éxito para volver a unir los conductos es entre un 80% a un 85%, pero se debe considerar que aun cuando la reversión es exitosa, los espermios disminuyen su capacidad fértil”, explica el Dr. Octavio Castillo.


“Todos los casos son distintos, por lo que el paciente debe ser evaluado

previamente por un urólogo de nuestro equipo especialmente preparado para este tipo de cirugía, ya que depende de cada caso el éxito de esta reconstitución”, puntualiza el Dr. José Alberto Pabón.


Dos formas de revertir la vasectomía


● Vasovasostomía: unión de los extremos de los conductos deferentes en

forma directa.


● Vasoepididimostomía: unión del conducto deferente el epidídimo que

contiene los espermatozoides.


Si la reversión no es exitosa y el paciente está buscando la paternidad, existe la

posibilidad de extraer los espermatozoides desde el testículo o el epidídimo. De esta manera, se abre la posibilidad de efectuar una fertilización asistida, la que puede ser efectuada en la Unidad de Medicina Reproductiva de Clínica INDISA, UMR.


Cuidados post cirugía de vasectomía

Como es una cirugía ambulatoria y mínimamente invasiva, el paciente podría

reincorporarse a su rutina habitual a las 24 horas luego de realizada la cirugía, con ciertas restricciones. Una de ellas es bajar la intensidad de las actividades deportivas por un período de una semana.


En cuanto a la vida sexual, es importante que siempre se tenga la precaución de

seguir utilizando métodos anticonceptivos por un período de tres meses después de la cirugía, hasta tener el resultado del espermiograma de control postoperatorio.


Riesgos de la vasectomía y cuándo consultar a un profesional

Tal como se explicó antes, la vasectomía es una intervención ambulatoria con una

baja tasa de complicaciones. Sin embargo, como cualquier procedimiento médico hay que tener en cuenta sus posibles riesgos.


Entre los problemas más comunes, se encuentran: infección de la herida

operatoria, sangrado, hematoma y, en algunos casos, dolor. Si se presentan es necesario estar atentos y si persisten consultar con su médico especialista.


Por otro lado, si hay presencia de sangramiento, secreción o apertura de la herida

operatoria y dolor insoportable, se debe ir inmediatamente a un centro asistencial.




Desmintiendo mitos

Cuando se está investigando sobre la vasectomía, gran número de hombres o

parejas se encuentran con diversa información, que muchas veces es errónea, por lo que siempre se recomienda visitar y consultar a un médico especialista y nunca quedarse con la duda.


En este contexto, el urólogo-andrólogo de Clínica INDISA, Dr. José Alberto Pabón,

detalla los mitos más comunes de este procedimiento:


● La vasectomía afecta la vida sexual – FALSO: cuando se realiza la intervención en

los conductos, solo se ocluye el paso de los espermatozoides, lo que significa que

la erección no sufre ningún cambio y el deseo sexual sigue siendo el mismo y se

mantiene la eyaculación.


● Una vez que se realiza la vasectomía, no sale ningún líquido cuando se eyacula -

FALSO: esta es una de las creencias más comunes y es falsa. Cuando se hace una

vasectomía solo se interrumpe el paso de espermatozoides hacia la próstata y las

vesículas seminales. Sin embargo, la próstata continúa produciendo líquido

seminal, solo que sin espermatozoides.


● La vasectomía afecta la producción de hormonas – FALSO: con esta intervención,

el sistema endocrino no se ve afectado, por lo que el cuerpo no sufre cambios a

nivel hormonal.


● Aumenta el riesgo de cáncer – FALSO: no existe ningún estudio que demuestre

que la vasectomía tiene relación directa con la aparición del cáncer de próstata y/o testículo.


Es importante enfatizar que esta cirugía es solo de carácter anticonceptivo y no

evita las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS), como el virus del papiloma humano, herpes genital, clamidia, gonorrea, infección por VIH y sífilis, entre otras.

Para evitar estas infecciones, siempre se recomienda utilizar preservativos,

condones femeninos o barreras bucales.


Por último, Clínica INDISA cuenta con el Centro de Cirugía Robótica de más

experiencia y con mayor tecnología del país. A través de un equipo médico experto y con gran experiencia en Cirugía Robótica Da Vinci, ha liderado en Chile la expansión de los beneficios que conlleva esta cirugía. En estas intervenciones mínimamente invasivas, el médico dispone de una visión ampliada y en tercera dimensión de la operación, obteniendo mayor precisión y rango de movimientos, disminuyendo los riesgos de infección u otras complicaciones en los pacientes.


Además, este Centro cuenta con la Unidad de Medicina Reproductiva donde se

realizan diversos procedimientos especializados, entre ellos la vasectomía. Trabajando de la mano con Urología y otras unidades de la Clínica, INDISA entrega un servicio integral y una experiencia única a cada persona.